lunes, 3 de marzo de 2008

Esto no cambia, el Campeonato escolar de Badminton se muere

Es una palabra un poco fea, pero hay que tener en cuenta que explica bien a las claras lo que está pasando con el Badminton Escolar en Cantabria.
Podrán salir noticias en el periódico sobre la participación, sobre quien gana una prueba o que equipo es el mejor; pero la verdad de las cosas es que se meten a jugar a 129 jugadores en un pabellón en el que sólo hay seis pistas.
Que el sistema de competición favorece a los que mejor juegan. El niño que empieza a practicar el Badminton a una edad importante no tiene las mismas oportunidades de aprender que el que lleva tiempo jugando; como tiene que estar el mismo tiempo que los ganan en el pabellón, ya que el que pierde se elimina, pues se aburre y no vuelve a participar en una prueba del escolar. Porque solo siguen jugando los jugadores que ganan. Hoy sin ir más lejos, de esos 129 han faltado 52. Yo creo que deberíamos educar en la igualdad y no en la competitividad desde tan pequeños.
Es triste ver como esa ilusión es machacada en cada prueba por la irritante espera por jugar.
Como conclusión, decir, que hay que ser muy cuidadoso con las formas y con el fondo en el tratamiento de nuestros escolares ya que dependemos de ellos para el futuro.
Hace falta trabajar para los niños, para nuestro deporte, y para que la sociedad
cántabra comprenda el gasto que esta federación genera sin que se vea ningún fruto a cambio.